Croquetas vegetarianas de zanahorias y garbanzos

by ME Microorganismos Efectivos   ·  11 meses ago  
thumbnail

Incorporar probióticos a nuestros hábitos diarios favorece el equilibrio sano de nuestra flora intestinal porque ayudan y mejoran la digestión y la absorción de nutrientes. Hoy te proponemos nuestra receta de croquetas vegetarianas ultrarrápidas y fáciles de preparar.  Y como siempre, te aconsejamos tomar una dosis de probiótico líquido después de cada comida! 

Croquetas vegetarianas de zanahorias y garbanzos

Para 8 unidades, 2 personas:
Ingredientes:
  • 200 gr de garbanzos precocidos (aclarados y escurridos)
  • 2 zanahorias
  • 30 gr de arroz cocinado
  • 1 diente de ajo
  • 2-3 tiras de piel de limón
  • 5-6 ramitas de perejil fresco
  • ½ cucharadita de paprika en polvo
  • ½ cucharadita de curry en polvo
  • 1 huevo
  • 4 galletas o 2 grandes rebanadas de pan seco
  • 150 ml de aceite de oliva virgen (para freír)
  • sal y pimienta
  1. Empieza cocinando el arroz en agua hirviendo, siguiendo las instrucciones del paquete.Escurre, reserva y deja enfriar.
  2. Mientras, en tu batidora, mezcla las galletas o rebanadas de pan seco a alta velocidad para obtener pan rallado. Si no lo usas todo, puedes guardar lo que te sobre en la nevera, en un frasco de vidrio, durante varios días.
  3. Pela las zanahorias y córtalas en trozos grandes.
  4. Lava y pica el perejil.
  5. Vierte el ajo y la piel de limón en la batidora, y mezcla a máxima velocidad.
  6. Después, añade el arroz cocido, los trozos de zanahoria, los garbanzos, el perejil y las especias.
  7. Mezcla de nuevo a máxima velocidad, hasta obtener una textura más o menos lisa.
  8. En un bol, bate el huevo entero con una tenedor. Y en otro recipiente, vierte el pan rallado.
  9. Para terminar, con las manos, forma pequeñas croquetas cuadradas o redondas (como prefieres). Sumérgelas primero en el huevo batido y después rebózalas con el pan rallado.
  10. Finalmente, puede hornear las croquetas durante unos 30 minutos a 180°C, con un poco de aceite de oliva por encima. O freírlas en una sartén con una cantidad generosa de aceite de oliva caliente, durante unos minutos, hasta que se doren (si es necesario, deja escurrir el exceso de aceite con papel de cocina).
  11. ¡Y listo! Sírvelo caliente.